La ONG alerta que, de llevarse a cabo la contienda, después del 21 de mayo se agudizará la crisis humanitaria y arreciarán las protestas populares.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social detalló en su informe mensual que los venezolanos protestaron 927 veces durante abril, y que más de 3 mil veces han salido a las calles en lo que va de año para reclamar derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. Las dádivas y los aumentos salariales del régimen de Maduro no han frenado el descontento de la gente. El drama de las manifestaciones pone en evidencia, además, el descontrol estatal sobre grupos de civiles armados acusados de matar a varios de los protestantes. 

Intereses personales y partidistas por encima de los ciudadanos, falta de una conducción política con una ruta concreta, son parte de las fallas que revirtieron el avance que se tuvo contra el gobierno durante las manifestaciones del año pasado, y que ahora buscan afianzarse nuevamente a través del Frente Amplio, pero todavía con vacíos y estrategias por definir.

Las organizaciones respaldaron a sus pares de Nicaragua en el trabajo que han desarrollado durante la última semana, en un proceso represivo que ha matado a más de 30 personas. Correo del Caroní reproduce, por solidaridad, respaldo y convicción, el comunicado de manera íntegra.

Pese a que el mandatario anunció la suspensión de las medidas que provocaron las protestas, la gente decidió volver a protestar para exigir el fin de la represión.

En una cruzada nacional, dirigentes sindicales aspiran unirse para enfrentar la actual crisis laboral, reclamar una medida cautelar a favor del ferrominero Rodney Álvarez y sumar recursos para apoyar a su familia.

La imagen titulada "Crisis de Venezuela" fue considerada la foto del año y su autor, el venezolano Ronaldo Schemidt, recibió por ello un premio de 10 mil euros (12.300 dólares).

Caroní fue de los cinco municipios del país con más manifestaciones de calle, según el último informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social.

A un año de las protestas de 2017, madres de expresos políticos recuerdan la agonía que pasaron al tener a sus hijos detenidos arbitrariamente y sin garantías de respeto a sus derechos humanos. Maltratados, juzgados por tribunales militares, enviados a la cárcel de El Dorado, enfermos de paludismo, forman parte de los casos de estudiantes que fueron privados de libertad por protestar: es otra de las aristas a la luz de los doce meses de aquellos días de gestas de calle pero, también, de las sombras que cayeron sobre muchas familias y sobre un país.

A un año de las manifestaciones de 2017, dirigentes juveniles defienden la lucha de calle que lideraron y que logró poner a Venezuela ante la mirada de la comunidad internacional. Reconocen que en su momento hubo una verdadera unidad en la oposición, pero falta de conducción, estrategia y hasta propios intereses enfriaron esa lucha que dejó decepción en el ciudadano. Sin embargo, ante una crisis mucho mayor, no descartan una nueva movilización con el agregado de las protestas espontáneas que se han dado en la colectividad.

Página 1 de 17

Estudiantes de distintos doctorados de la UPEL expondrán sus proyectos en el auditorio de la Unexpo este miércoles a partir de las...

Mientras la coordinación de pregrado asegura que están listas 10 de las 11 aulas reacondicionadas en el campus, Apuneg asegura que...

La coordinadora general de Pregrado, Holanda García, informó que las reparaciones de las aulas afectadas se realizarán en un lapso...

La Coalición de Cátedras y Centros Universitarios de Derechos Humanos presentó este mes un informe sin precedentes a nivel naciona...

La Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU) tomó la decisión la semana pasada, luego de una inspección. Grietas, f...