La gestación de seis huracanes (Harvey, Irma, José, Katia, Lee y ahora María) en menos de dos meses, y sus nefastas consecuencias para los países de la costa oeste del Atlántico -especialmente Harvey e Irma- ponen una vez más en el tapete la discusión sobre el cambio climático generado por el hombre y sus efectos. 

Diez fallecidos, inundaciones y calles destrozadas en La Habana fueron los efectos devastadores del huracán en la isla cuyos preparativos fueron insuficientes.

 En Miami, en la costa del este, el huracán dejó varias zonas inundadas, como Miami Beach y el distrito financiero de Brickell.Más de 3.3 millones de casas y negocios de Florida perdieron electricidad.

Alrededor de 650.000 personas fueron evacuadas en el estado de Florida. Presidente Donald Trump califica el fenómeno natural como “tal vez lo más grande de lo que hayamos visto nunca”.

El peor huracán atlántico toca tierra y desata máxima alarma en las islas del Caribe y el sur de Estados Unidos. Naciones Unidas estima que 37 millones de personan pueden ser afectados por el fenómeno natural. Por si fuera poco, la tormenta tropical "Katia" se convirtió en huracán este miércoles.