Este martes quedó signado como uno de las fechas importantes de la historia de la Mesa de la Unidad Democrática. No por un triunfo electoral o por la designación de nuevas autoridades, sino por el crack que supuso la ventilación descarnada de las diferencias a raíz de la juramentación de cuatro gobernadores de Acción Democrática ante la ilegítima Asamblea Constituyente. A la oposición le urge ahora una revisión más diáfana que mediática y un reimpulso, aunque suponga ello la clausura de la alianza de partidos.

Nicolás Maduro instauró la figura de los ‘protectores’ en los estados de los gobernadores opositores, incluyendo los que se juramentaron en la constituyente.

Hacía tiempo que en la oposición no se alcanzaba tal acuerdo como el que hubo este lunes para rechazar que los gobernadores recién electos de Táchira, Mérida, Anzoátegui y Nueva Esparta, embalados con el sello blanco de Acción Democrática, prestaran juramento ante la ilegitimidad de la Asamblea Constituyente, con Delcy Rodríguez al frente. Resaltó entre el tejemaneje la postura de Juan Pablo Guanipa (Zulia), quien por ‘coherencia y dignidad’ no sucumbió ante la carnada.

A pesar de que no está en la Constitución, a pesar de haber renegado inicialmente de ir, los gobernadores electos opositores abrieron la ventana a la posibilidad de doblegarse a la voluntad dictatorial del régimen chavista. En claro irrespeto a la voluntad de sus regiones, la presión del régimen ha impedido que asuman sus cargos, pero los cinco gobernantes creen que con su sumisión lograrán el reconocimiento de Maduro.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, en un tono habitual, negó las denuncias, basadas en las arbitrariedades contra las protestas entre abril y julio, y las catalogó como una campaña internacional contra Venezuela.

La presidenta de la fraudulenta ANC advirtió que para frenar la “guerra sicológica” que ha enfrentado la dictadura, regulará las redes sociales: es decir, más censura.

Lunes, 21 Agosto 2017 00:00

¿Coexistencia?

La influencia del régimen castrista sobre Venezuela ha sido y es determinante. En algunas épocas se disimulaba un poco, pero ya no. Y en Cuba, bien se sabe, no existe ni siquiera el concepto de coexistencia de poderes. La esencia de un sistema totalitario es precisamente el monopolio del poder, nada de compartirlo con nadie.

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, rompió en pedazos una copia del decreto emitido el viernes por la farsa Constituyente, que dice tener poderes plenipotenciarios. “Esta Asamblea ratifica su competencia como órgano legislativo y desconoce la destitución que se pretendía con este fraude constituyente”, sentenció.

La “Comisión de la Verdad” investigará al líder de Primero Justicia por “boicoteo del sistema financiero” y al vocero de Voluntad Popular por presunta promoción dela violencia.

El reciente artilugio de la dictadura determinará, sobre las bases de la arbitrariedad, los culpables de las muertes de las protestas desde 1999 hasta hoy.

Página 1 de 8