Sábado, 26 Agosto 2017 00:00

Brad Mehldau: la música nos hará libres

 
Valora este artículo
(1 Voto)
Fue bien entrada la década de 2000 cuando el pianista nacido en Jacksonville forjó su nombre en la inmortalidad musical Fue bien entrada la década de 2000 cuando el pianista nacido en Jacksonville forjó su nombre en la inmortalidad musical

@moralexis

Si bien la trepidante dicotomía que nos arropa -ser felices o infelices, avanzar o detenerse, olvidar o recordar-, apenas nos deja respirar, tiene también sus espacios para reconfortarnos con este presente tan impresentable. En este caso, se trata de un pianista llamado Brad Mehldau, quien nos regala una vía para comprender que la vida, esta suerte de montaña rusa permanente, es mucho más de las milésimas cosas que podemos conseguir en el camino.

Se trata de un pianista inusual, nacido en Jacksonville, en el estado de Florida en 1970. Dueño de un larguísimo stand de canciones y discos que podrían durar sonando repetidamente meses enteros. Entre su menú, aparece un discazo -casi todos lo son- que ha publicado junto al cantante y mandolinista, Chris Thile. Oh, sí. 

La carrera de Brad comenzó en los tempranos años noventa, pero no es sino hasta bien avanzada la década de 2000 que su nombre comienza a figurar en el abanico de opciones del jazz global.

Innovador, casi siempre, Mehldau es el poseedor de un extensísimo repertorio que incluye producciones en concierto, en formato de trío -piano, batería y bajo- o inmersiones más detalladas, como su marcado interés por figuras del siglo 19, incluidos en el romanticismo alemán -Brahms, Schubert o Schumann- músicos que le influyeron en su disco de piano solo llamado Elegiac Cycle, publicado en 1999.

Pero volvamos al disco junto a Chris Thile. Este trabajo publicado por el sello Nonesuch Records (2017) permite al oyente discernir sobre la siguiente propuesta: ¿puede un disco delimitar claramente las fronteras del universo particular de quien lo escucha? ¿Es posible que un disco delimite geográficamente los pensamientos? Sí y Mehldau junto a Thile lo logran.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

La libertad de imaginar se llama jazz

barra 4naranja220

Miles Davis en 1.0

 

Este es un disco que se disfruta más con audífonos, introspectivamente, en el minúsculo espacio interior que separa el oído del acolchado aparato de sonido. Es tal la intimidad y fuerza de los temas que pareciera que no existe nada más, que no es posible que haya algo adicional más que el piano, la mandolina y ese tono folk que aporta Chris con su voz, generando un espacio angular, una base poliédrica, una figura cuadriculada, un verdadero universo entre quien escucha el trabajo musical y las sonoridades.

Ciertamente: existe este disco y sus ambiciones: las imágenes que logra construir, los labios que roza, las manos que estrecha, los sueños que logrará concebir. Eso es este trabajo musical construido desde la minucia del detalle y del acorde en el justo lugar en un disco donde nada es excesivo, ni siquiera la portada en blanco y negro, que muestra a Chris y Brad posando junto a una pared con sus nombres escritos en Helvetica Neue.

La recomendación para escuchar este disco es a través de Deezer, la popular aplicación de música gratuita competencia de Spotify, donde al ingresar con sus datos de Gmail, tendrá acceso a esta y toda la música que busque, totalmente gratis.

Visto 167 veces Modificado por última vez en Martes, 29 Agosto 2017 01:55

La leyenda del rock que insufló de personalidad al género musical estadounidense murió el sábado en el estado de Missouri, Estados...

A propósito de las fiestas patronales en Elorza, la banda guayanesa presentó la penúltima canción de su material en vivo, libre pa...

“Estamos investigando cómo pudo ocurrir y lamentamos profundamente que sucediera”, informó la firma responsable de contar los voto...

Con la estatuilla en la mano, los artistas ganadores de los Oscar  comparecieron ante más de 400 periodistas y responder a pr...

Barry Jenkins conquista con su segunda película el corazón de Hollywood con un presupuesto mínimo, actores desconocidos y apenas 2...